KARATE DO

karate do:KARA (Vacio) TE (Mano) DO (Camino/Vía de aprendizaje)

Karate-do es un arte marcial originado en Okinawa, modificado y transformado a una filosofía de vida por el Maestro Funakoshi, hasta antes de sus modificaciones era solamente un conjunto de técnicas que permitían defenderse, sin tener que recurrir a armas externas al cuerpo humano.

Se caracteriza por procedimientos y normas de respeto y ética, que tienen su origen en el espíritu del Bushido japonés.

«Karate ni sente nashi»

«en el kárate no existe primer ataque»

(Gichin Funakoshi)

Aunque en el imaginario colectivo el kárate es  un sistema que generalmente  busca derrotar al adversario mediante un solo impacto contundente. La realidad va más allá y es más profunda.

En Suiguetsukan Dojo ,el Karate-do es trabajado atendiendo a la idea de explotar lo que denominamos Verdades Universales:

  • verdades de la Física,
  • verdades del Arte (acumulación de siglos de lucha)
  • verdades personales (aptitudes y actitudes de cada sujeto).

Nuestro Kárate no persigue la eficacia (conseguir un objetivo), que se consigue con un exhaustivo entrenamiento físico. Buscamos la «Eficiencia» (alcanzar el mismo objetivo con el mínimo de esfuerzo físico) como meta que nos permitirá utilizar lo aprendido con independencia de nuestra edad o condición física.

Así pues nuestra practica busca realizar los movimientos trasladando gran parte del peso corporal y nuestro centro de gravedad al impacto, dando paso al aprovechamiento de la mecánica corporal.

De este modo, el Karate-do es un inmejorable método para el desarrollo físico, pues pone en juego todos los sistemas del cuerpo y los amplía, al tiempo que favorece su funcionamiento.

La práctica consciente de este arte marcial tiene un impacto positivo en el bienestar psicológico de sus practicantes,como resultado de un camino que nos lleva a explorar nuestras habilidades e investigar con nuestra inteligencia y astucia como sobrepasar nuestras limitaciones para alcanzar nuestros objetivos.

Su carácter como práctica de grupo ayuda a que la gente se relacione de mejor manera; a los niños que son algo tímidos les ayuda a desenvolverse y a los más inquietos les ayuda a canalizar sus energías.